¿Alguna vez te paraste a pensar por qué elegiste ese color para tu auto? Puede que no, pero probablemente fue un impulso. Está demostrado que los colores influyen en nuestro estado de ánimo y reflejan nuestra personalidad.

Cuando vas a comprar un auto nuevo te planteas varias cosas; si es mejor un 0km o un usado, una SUV o un hatchback. Sin embargo, dicen que la elección del color responde más a un impulso que a motivos racionales.

Pero, ¿cuáles son los colores más elegidos? Autofoco.com, el primer portal de autos usados de toda Argentina, nos sirve de muestra para comprobar qué tonalidades prefieren los conductores de nuestro país. En lo que llevamos de 2015 se han vendido en Autofoco más de 40 mil vehículos entre hatchbacks, camionetas, pick ups, city cars, etc.

Según las cifras de venta del portal, el color predominante es el blanco (un 17% de los autos vendidos eran de ese color) seguido de cerca por el gris (el 14,7%) y el negro (un 11,3%). Detrás de ellos, el azul (casi 6%) y el rojo (5%) cierran el top five de colores preferidos por los compradores en Argentina.

Pero el blanco no es solo el color más popular en Argentina, sino también a nivel mundial. Según un estudio anual que realiza el fabricante de pinturas PPG el blanco es el color que más personas eligen para su auto (uno de cada tres autos vendidos el pasado año eran de color blanco). En segundo lugar, el negro es el color más escogido en el mundo, seguido del plata, el gris y los tonos naturales (oro, beige, amarillo, naranja y café).

Es cierto que en cuestión de gustos no hay nada escrito, pero sí podemos decidirnos por uno u otro siguiendo motivos prácticos. Una de las razones es la limpieza; los autos de colores claros como el blanco o el gris plata esconden mejor la suciedad. En cambio, en colores más oscuros como el azul marino o el negro se nota más, por lo que tendrás que limpiar tu auto más a menudo.

 

Otro punto importante es el factor térmico, especialmente en zonas que soportan altas temperaturas durante el verano. Como todos saben, los colores claros reflejan la luz del sol y se calientan menos. Lo contrario ocurre con colores oscuros ya que absorben más energía del sol.

Y si pensamos en el bolsillo, el valor de reventa de un auto de color blanco, negro o gris es más alto que el de un auto naranja, por ejemplo. La razón es sencilla, si tratás de vender un auto de un color muy llamativo y poco común (salvo en casos especiales), habrá mucha menos gente interesada en comprarlo por lo que tendrás que bajar el precio.

Además de los motivos anteriores, muchos prefieren un color por instinto, o porque se sienten más identificados con unas tonalidades que con otras. Según el director de color y diseño de Cadillac, Erin Crossley, “el color induce la memoria e influye su estado de ánimo, sobre todo cuando está conectado a la forma en que expresa su personalidad”.

Y es que los colores vivos e intensos como el rojo o el amarillo suelen asociarse a personas jóvenes con mucha vitalidad y energía, mientras que los colores neutros y débiles se consideran tranquilos y lujosos. El blanco inspira paz y calma e indica atemporalidad, mientras que el negro se relaciona con el lujo y la elegancia.

Por eso, seleccionar el color del auto es más una cuestión de instinto, una forma inconsciente de mostrar nuestra personalidad. Algo así como hacemos con la ropa que vestimos. Y vos, ¿de qué color elegiste tu auto?

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.