Durante las vacaciones de verano muchos argentinos tienen la oportunidad de recorrer lugares turísticos del país en automóvil. Se trata de una tendencia que plantea una conducción más ecológica que contribuye a disminuir el impacto ambiental y, además, el costo económico. La Federación Internacional del Automóvil para Latinoamérica (FIA Región IV) compartió unos tips muy útiles para quienes busquen implementarla de manera simple y segura:

1. COMPRÁ ECOLÓGICAMENTE
– Cuando compres un vehículo, tené siempre en cuenta su eficiencia medioambiental. Hoy en día, con todos los cambios y revoluciones, los vehículos con tecnología sustentable alivian la economía de los consumidores y disminuyen el impacto medioambiental. Con un vehículo más ecológico y eficiente los costos también serán menores.

2. PLANIFICÁ TU VIAJE
– Un viaje bien planificado te permitirá llegar a destino de la manera más rápida, fácil y segura, ahorrando emisiones contaminantes innecesarias.
– Tené en cuenta que diez minutos de conducción innecesaria en un viaje de una hora provocan que el rendimiento del combustible se reduzca en un 14%.
– Para desplazamientos cortos, considerá si es posible realizar el trayecto en transporte público, a pie o en bicicleta. Para trayectos largos es recomendable carpooling.
– El uso de sistemas electrónicos de navegación (GPS) te permitirá conocer de antemano la ruta más fácil hacia un destino determinado.

3. COMPROBÁ FRECUENTEMENTE LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS
– Un neumático con la presión adecuada reduce la resistencia a la rodadura y, consecuentemente, aumenta el rendimiento.
– Conducir usando neumáticos con una presión inferior a 7 Lbs (manual del vehiculo) reduce el rendimiento del combustible en un 2% y en un 4%, respectivamente, en áreas urbanas y suburbanas.
– Considerá la posibilidad de comprar vehículos que incorporen indicadores de presión de los neumáticos; estos siempre te permiten conocer cuándo debés calibrar los neumáticos.
– Un neumático con la presión adecuada aumenta la adherencia a la ruta; como consecuencia, no sólo es un neumático más ecológico, sino también más seguro

4. REDUCÍ LAS CARGAS INNECESARIAS Y EVITÁ EL USO DEL PORTAEQUIPAJE
– El peso adicional, así como la resistencia al aire, incrementan el consumo de combustible.
– Conducir con 100 kg de peso innecesarios a bordo ocasiona una reducción del rendimiento del carburante de aproximadamente el 6% en un vehículo de tamaño mediano.
– Comprobá si llevás objetos innecesarios en el baúl.
– Los vehículos modernos se fabrican pensando en la aerodinámica; un porta equipaje en el techo puede incrementar el consumo de combustible en un 20%

5. NO CALIENTES EL MOTOR ANTES DE EMPEZAR A CONDUCIR
– Los vehículos modernos ya no requieren un calentamiento previo, excepto en condiciones de frío extremo.
– Es posible que se requiera una conducción lenta después de poner en marcha el motor; este tipo de conducción también mejora el rendimiento del combustible.
– Los vehículos modernos fabricados con motor de inyección no necesitan que se presione el acelerador al ponerlos en marcha. Hacerlo afectará a los sistemas de a bordo y aumentará el consumo de combustible.

6. USÁ EL AIRE ACONDICIONADO SOLAMENTE CUANDO SEA NECESARIO
– Evitá ajustar el aire acondicionado a una temperatura excesivamente baja, ya que el mismo usa una gran cantidad de energía del vehículo.
– Cuando la temperatura exterior es de 25°C, el aire acondicionado reduce el rendimiento del combustible a un 12%.
– En un área urbana, abrir las ventanillas, es más eficiente que usar el aire acondicionado. Sin embargo, ocurre lo contrario cuando se conduce a más velocidad, debido a la mayor resistencia del aire.

7. ACELERÁ SUAVEMENTE Y MANTENÉ UNA VELOCIDAD CONSTANTE
– La conducción suave usa menos combustible, es más segura y permitirá que vos y tus acompañantes lleguen a su destino en forma más eficiente.
– Comenzá a conducir lentamente (20 km/h en 5 segundos para ahorrar un 11% del combustible) y evitá acelerar bruscamente.
– Mantené cierta distancia con el vehículo de adelante para evitar aceleraciones/desaceleraciones innecesarias que conllevan una reducción del rendimiento del combustible del 2% o/y el 6%, respectivamente, en áreas urbanas y suburbanas.
– Usá las marchas más largas posibles en cualquier situación.

8. APROVECHÁ LAS PENDIENTES
– Los ascensos y descensos te permiten ahorrar en el consumo de combustible.
– En bajadas, aprovechá la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones.
– En las subidas, circulá sin superar las 3000 RPM e incrementá paulatinamente la presión sobre el acelerador.

9. USÁ LA CAJA DE VELOCIDADES PARA DESACELERAR
– El uso de la capacidad natural de frenado del motor ahorra combustible.
– Si soltás el acelerador cuando te das cuenta de que debés frenar, se detiene el suministro de combustible, con lo cual el rendimiento de éste aumenta un 2%.
– Además, el uso del frenado del motor reduce el desgaste de frenos y neumáticos.

10. NO MANTENGAS EL MOTOR INACTIVO
– El motor utiliza combustible incluso cuando no está en movimiento.
– Si mantenés el vehículo inactivo durante más de un minuto, se usa más combustible del que se necesita para volver a arrancar el motor.
– Un motor inactivo durante diez minutos (en posición neutra, con el aire acondicionado apagado) consume 130 cc de combustible.

 

[sam_pro id=”0_2″ codes=”true”]

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.