Elon Musk trata de brindar tranquilidad sobre el futuro de Tesla

El fabricante estadounidense de automóviles eléctricos Tesla logrará ser rentable durante el tercer y cuarto trimestre del presente ejercicio, según anunció el consejero delegado de la compañía, Elon Musk.

A través de su cuenta en Twitter, el directivo explicó que la compañía con sede en Palo Alto, en el Estado de California, “logrará rentabilidad y un flujo de caja positivo en los dos próximos trimestres”, por lo que “obviamente no hay necesidad de ampliar capital”.

A principios de este mes, la compañía presentó unas cifras récord de producción en el primer trimestre del año, con 34.494 unidades, lo que se traduce en una progresión del 40% en comparación con el primer cuarto del año anterior.

Tesla prevé seguir aumentando su producción, especialmente del Model 3, y explicó que los avances experimentados en términos industriales le permiten asegurar que no necesitará llevar a cabo una ampliación de capital o de aumento su deuda este año, sin contar con las líneas de crédito estándar.

Así, la corporación prevé que el volumen de fabricación del Model 3 aumente de forma significativa en el segundo trimestre de 2018, con una previsión de 5.000 unidades ensambladas a la semana, sentando las bases para que en el tercer cuarto del año se logre la “combinación ideal” de alto volumen, buen margen bruto y un sólido flujo de caja operativo positivo.

👉 Este anuncio de Musk llega en un momento en que Tesla está comenzando a recibir mucha presión desde diversos frentes, tanto por las dudas sobre sus resultados económicos, como por la decisión de Estados Unidos de castigar a la empresa por difundir información de un accidente.

Desde que Tesla fue fundada en 2003 nunca ha ganado dinero. De hecho, sus pérdidas van en aumento. Sólo el año pasado, perdió 2.240 millones de dólares, un 189,7 % más que en 2016. Además, acumula graves retrasos en la producción del Model 3 del que ha recibido unas 400.000 órdenes de compra y que es la base de la estrategia de crecimiento de la compañía.

Tras meses en los que la compañía ha ofrecido diversas explicaciones para justificar los retrasos en la producción del Model 3, Musk reconoció en Twitter que la culpa era suya. “Sí, la excesiva automatización de Tesla ha sido un error. Para ser preciso, mi error. Los humanos están infravalorados”, escribió en su cuenta  en respuesta al comentario de un usuario.

Esta semana, la prestigiosa revista “The Economist” publicó un informe crítico sobre la salud financiera de Tesla. Según afirmó, los accionistas de la compañía están nerviosos, la planta de montaje de vehículos de Fremont, en California, es un caos y la compañía está consumiendo rápidamente el dinero del que dispone para seguir sus actividades.

Las fuentes consultadas por la revista estiman que Tesla necesitará este año entre 2.500 y 3.000 millones de dólares para incrementar la producción del Model 3 a los niveles previstos por la empresa.

Este artículo fue el que obligó a Musk a volver usar Twitter para explicar que la salud financiera de la compañía es óptima y con buenas perspectivas. ¿Será realmente así?