Seguimos repasando la historia de las diferentes generaciones del Porsche 911, vehículo que ya tiene un millón de unidades producidas.

1973: LA SERIE G ES UN ÉXITO

Diez años después de su estreno, los ingenieros de Porsche dieron al modelo 911 su primer cambio de imagen. El “Modelo G” fue producido entre 1973 y 1989, el período más extenso que cualquier otra generación del 911.

Presentaba unos notables parachoques en forma de acordeón, una innovación diseñada para cumplir con los últimos estándares de pruebas de colisión en Estados Unidos.

La protección de los pasajeros fue mejorada gracias a los cinturones de seguridad de tres puntos, que hacían parte del equipamiento de serie, así como los reposacabezas integrados.

Uno de los hitos más importantes de la historia del 911 fue la presentación, en 1974, del primer Porsche 911 Turbo con un motor de tres litros que entregaba 260 caballos de potencia y un enorme alerón trasero.

Con su mezcla única de lujo y rendimiento, el turbo se convirtió en sinónimo de la mística de Porsche. La siguiente mejora, en lo que a rendimiento se refiere, llegó en 1977 con el modelo 911 Turbo 3.3, refrigerado por aire. Con 300 caballos de potencia era el mejor en su clase.

En 1983, el modelo 911 Carrera, con motor atmosférico, reemplazó al modelo SC. Con un motor de 3.2 litros que entregaba 231 caballos, se convirtió en un elemento muy llamativo para los coleccionistas.

A partir de 1982, los amantes del aire fresco también podían ordenar el 911 con la carrocería de un convertible.

El modelo 911 Carrera Speedster, lanzado en 1989, evocaba a los anteriores y legendarios vehículos Porsche.

Número de vehículos fabricados: 198.414

VER TAMBIÉN
1963: EL MODELO 911 ORIGINAL

 

[sam_pro id=”0_2″ codes=”true”]

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.