Durante el 8º Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires, Ford exhibió el Mustang Shelby GT350R, un modelo de serie homologado para andar por las calles y listo para las pistas.

Equipado con un motor V8 de más de 500 cv, llantas de fibra de carbono, carrocería más liviana y una suspensión modificada, el Mustang Shelby GT350R está diseñado para tener un rendimiento increíble por ser el Mustang de producción más deportivo y dinámico hasta el momento.

Cada sistema, componente y forma está perfilado y optimizado para que todas las piezas funcionen en gran armonía, reduciendo el peso siempre que sea posible con materiales y tecnologías de vanguardia.

Iniciada su serie en la década de los ’60, el Mustang ha marcado su propio camino generando tendencia entre los vehículos deportivos para convertirse en un modelo de culto. En 1965, Ford y Carroll Shelby desarrollaron una versión de competición del popular Ford Mustang, el modelo Shelby GT350.

El nuevo Shelby GT350R fue fabricado con el mismo espíritu, ofreciendo un desempeño nunca antes visto en las pistas en un Mustang de serie, con innovaciones en aerodinámica, chasis y motor. El Nuevo Shelby GT350R fue diseñado para integrar las últimas novedades del mundo automotor: tecnología aerodinámica, ingeniería de chasis y ligereza.

Su motor V8 de 5.2L es el primero de Ford con cigüeñal de eje plano, una arquitectura típicamente encontrada sólo en los vehículos de carreras deportivos. A diferencia del V8 tradicional, en el que las varillas están conectadas al cigüeñal en un ángulo de 90 grados, este diseño se encuentra a 180 grados para optimizar la respiración del motor a altas velocidades. Es el motor Ford naturalmente aspirado más potente jamás producido, con más de 500 CV y un torque de 581 Nm.

Un refrigerador de aceite del motor, que por lo general sólo se encuentra en los vehículos de carrera, mantiene la temperatura del motor en condiciones más difíciles y tiene también un “cooler” en la transmisión manual de seis velocidades.

Un diferencial Torsen de deslizamiento limitado, calibrado por Ford, optimiza el agarre en curvas con un refrigerador de aceite que controla electrónicamente la parte trasera para mantener una temperatura ideal en las pistas.

Las llantas del Shelby GT350R son de fibra de carbono, posicionando a Ford como la primera automotriz en introducir esta tecnología de serie. Se encuentra sólo en algunos vehículos de lujo y favorecen el rendimiento, reducen el peso en suspensión y la inercia de rodaje.

Los ingenieros de Ford persiguieron el objetivo de reducir de peso en el Shelby GT350R. Si una pieza no contribuía a hacerlo el más rápido era candidata a la exclusión. Los elementos retirados incluyen aire acondicionado, sistema de sonido, asientos traseros, alfombra del baúl y cámara de retroceso. Los silenciadores de escape también fueron eliminados para reducir el peso, creando como ventaja adicional un sonido más nítido.

El Shelby GT350R es 59 kg más ligero que el Shelby GT350 Track Pack, que ha demostrado su durabilidad en varias pruebas en carreras de 24 horas. Para los clientes que quieren mayor comodidad, el Shelby GT350R de Ford ofrece un paquete electrónico opcional, el cual incluye aire acondicionado bi-zona, pantalla táctil de 8” con navegador y sistema de audio con siete parlantes.

La aerodinámica del Shelby GT350R fue optimizado. La parte trasera ganó un alerón de alta eficiencia de fibra de carbono, el cual desplaza el centro de gravedad del vehículo hacia atrás, aumentando la estabilidad a altas velocidades. Además, trae detalles de diseño de competición en la carrocería.

En el habitáculo se destacan los asientos con costura roja contrastante, el emblema Shelby GT350R y el volante en forma de “D”, ideal para tomarlo firme y disfrutar de semejante máquina.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.