Para que la niebla no sea un problema

0
43

Niebla

La niebla es una de las condiciones climáticas más complicadas a la hora de manejar, ya que pone a prueba los sentidos más sensibles del conductor (casi el 90% de la información que recibe un conductor ingresa por la vista).

Cuando uno ingresa a un banco de niebla, los sentidos y estilo de manejo se encuentran adaptados a un determinado entorno; al variar- producto de la condición climática- el conductor sigue manejando de la misma forma que lo hacía antes y su percepción visual tardará un tiempo extra en percibir peligros. En este sentido, en caso de niebla, sugerimos:

  • Si se ven dos signos (V invertidas sobre la calzada) la velocidad de circulación no debe superar los 60 km/h y si tan sólo se ve un signo (V invertida sobre la calzada), la velocidad máxima debe ser de 40 km/h.
  • Mejorar la visualización de su automóvil para que otros conductores lo vean. Para hacerlo, antes de ingresar a un banco de niebla revise que se encuentren encendidas las luces de posición y las luces bajas, que son de uso obligatorio en nuestro país.
  • Disminuir la velocidad del vehículo antes de ingresar a un banco de niebla para darle la posibilidad al conductor que transita por detrás suyo de reducir su velocidad cuando aún lo ven.
  • Si el automóvil posee luces antiniebla delanteras y traseras, úselas. No utilizar las luces altas, ya que pueden provocar deslumbramiento y un acortamiento del campo visual. Mantener el parabrisas limpio permanentemente.
  • No sobrepasar a otros vehículos. No estacionarse sobre la banquina ya que la misma suele utilizarse de vía de escape en caso de colisiones en cadena.
  • Si la niebla es muy espesa, detenga la marcha del vehículo en un lugar seguro hasta que se presenten condiciones más favorables para la circulación.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.