El Porsche 911 GT3 que rememora al 956 que ganó Le Mans en 1985

El auto fue construido por Porsche Exclusive Manufaktur a pedido del piloto y empresario Paolo Barilla, uno de los pilotos que llevó al prototipo a la victoria.

¡Automundo también en GOOGLE NEWS!

Imágenes, copas o buzos de competición son los típicos recuerdos de una carrera en el deporte del motor. Pero el italiano Paolo Barilla, ganador absoluto de las 24 Horas de Le Mans en 1985 al volante de un Porsche 956 privado, ha elegido algo diferente y mucho más dinámico en relación con su mayor éxito deportivo.

Con motivo de su 60º cumpleaños, ha sido el primer cliente en realizar un proyecto de coche completo junto a Porsche Exclusive Manufaktur. El empresario italiano quería diseñar un Porsche 911 GT3 (992) único, basado en su coche ganador de Le Mans, y participar plenamente en su creación.

Porsche 911 GT3 Paolo Barilla Además del característico aspecto de carreras en amarillo, blanco y negro, este automóvil especial lleva el número 7 en el capó y las puertas, el mismo con el que venció en la mítica prueba francesa junto a los alemanes Klaus Ludwig y Louis Krages. Elementos como el alerón trasero y la palanca de cambios han sido reinterpretados y desarrollados de forma independiente.

“En los años ‘80, tuve la oportunidad de pilotar el maravilloso Porsche 956, un icono del rendimiento y la belleza”, comenta Barilla, ex piloto y vicepresidente de la empresa italiana de alimentos que lleva su apellido. “La interpretación de algunos elementos de aquel vehículo en un GT3 moderno hace que ese recuerdo sea emocionante y vital, tanto para mí como para mis personas cercanas”.

Porsche 911 GT3 Paolo Barilla Una de las características especiales de este 911 GT3 es su llamativa pintura exterior en amarillo, blanco y negro, que reinterpreta el diseño con franjas de distinto color del histórico coche de competición. El faldón delantero y los embellecedores redondos de los faros también están pintados en ese amarillo especial (Summer Yellow).

El diseño de las llantas con tuerca central está inspirado en las del Porsche 956. Las delanteras, cuando se usaban en carrera, tenían aeroblades (láminas aerodinámicas) blancos. Por eso, las llantas del 911 GT3 también son blancas en el eje frontal, mientras que en el trasero están pintadas en un moderno color dorado, como entonces.

Porsche 911 GT3 Paolo Barilla Los laterales del alerón posterior también están influenciados por el diseño y la geometría de su histórico predecesor. Para las primeras muestras se desarrollaron rápidamente unos prototipos.

Por supuesto, era necesario mantener el rendimiento aerodinámico y, en particular, el equilibrio entre los ejes delantero y trasero, por lo que los ingenieros del 911 GT3 producido en serie se involucraron en el proyecto desde el inicio: el alerón trasero modificado tuvo que demostrar su eficacia en el túnel de viento.

En los flancos se ha grabado la inscripción PB 60, que representa las iniciales y la edad de Paolo Barilla. El estilo de este logotipo está inspirado en el gráfico del entonces patrocinador principal del coche vencedor de Le Mans.

Porsche 911 GT3 Paolo Barilla El negro domina el interior, como era de esperar en un coche de carreras. El umbral de las puertas y la moldura decorativa amarilla en la parte del salpicadero situada frente al pasajero están decorados con un logotipo especialmente creado pensando en el cliente.

Combina el número 956, el escudo de Le Mans 1985 y la silueta estilizada del vehículo de competición. Este logo y el circuito de 1985 están bordados en los reposacabezas. La palanca de cambios recuerda a la bola de magnesio del 956 y es una elaborada pieza hecha a medida: la parte superior se fresó a partir de un bloque de aluminio para pulir después la superficie.

Porsche 911 GT3 Paolo Barilla Barilla colaboró directamente en la creación del coche de sus sueños. El proceso ha durado un total de tres años, desde el primer boceto hasta la verificación de viabilidad técnica y la construcción. El desarrollo comenzó sobre la base del anterior GT3 (991), ya que el 992 todavía estaba en fase de preparación.

El empresario visitó Porsche tres veces durante la fase conceptual para participar activamente en el proyecto, desde la especificación hasta su finalización. Durante la etapa de implementación, se realizaron consultas frecuentes por teléfono, correo electrónico y videoconferencia, además de otras visitas (¡con su propio carné de empleado!).

También se convirtió oficialmente en un empleado de producción, porque el propio Barilla fijó la caja de cambios al motor de su automóvil usando una herramienta que daba el par de apriete adecuado.

 

Contenido relacionado
Ads

Automundo

Automundo es el blog sobre noticias de la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior
EnglishSpanish
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios