La Fuego sagrada de Juan María Traverso

La cupé de Renault, que llegó al mercado argentino en 1981 y se produjo en el país durante diez años, es todo un símbolo de la época dorada del TC2000.

Al momento de hablar de los autos más emblemáticos del automovilismo nacional, la cupé Renault Fuego ocupa un capítulo especial. Presentada al público en el Salón de Ginebra de 1980, llegó al país en 1981 a través de unidades importadas. Fue tanto el éxito que tuvo en la Argentina que su producción nacional se extendió durante una década, mientras que en Francia su vida a penas llegó al lustro.

Con un alto nivel de equipamiento, la innovación era su característica principal con tecnología inédita hasta ese momento como el cierre centralizado a distancia tipo “plip” y la incorporación en gran serie de ítems poco usuales como levantavidrios eléctricos, aire acondicionado, radio pasa cassette, llantas de aleación, etc.

El diseño de la Renault Fuego se le atribuye a Michel Jardin, bajo la dirección de Robert Opron. Usaba la misma plataforma que el Renault 18, pero el diseño de la carrocería, subrayada por una banda negra acanalada desde la óptica hasta la curva del baúl, era una innovación absoluta. Inclusive su nombre era original, ya que rompió con el sistema de numeración utilizado por la marca gala desde 1961.

Juan María Traverso
Traverso y la Fuego, de TC 2000 y de calle, durante una producción para CORSA en 1987.

Una de las características sobresalientes de la Fuego era su aerodinámica. Con un factor de un coeficiente de 0,34 fue el mejor de la gama Renault. Un punto igualmente destacable era la insonorización de su cabina, a su vez muy luminosa y confortable, y sus asientos delanteros tipo “pétalo” que, con apoyacabezas integrado, proporcionaban un excelente soporte lumbar.

La cupé Fuego llegó a tener cinco versiones en la Argentina, todas salidas de la fábrica de la empresa en la localidad cordobesa de Santa Isabel. La primera fue la GTX, producida entre 1982 y 1985. Estaba equipada con un motor de 1.995 cm3 que erogaba 103 CV. Le siguió la GTX II en 1986. Tenía la misma mecánica que su antecesora y las diferencias estaban en su interior con un nuevo tablero. Entre 1987 y 1988 apareció la GTX II 2.2 con un impulsor de 2.165 cm3 y 116 caballos. Contaba con una novedad en el mercado local: frenos de disco en las cuatro ruedas. Además se destacaba por su computadora de a bordo con ocho funciones (velocidad promedio, distancia recorrida, consumo promedio, consumo instantáneo, hora, indicador de temperatura exterior, cantidad de combustible en el tanque y autonomía).

La evolución continuó con la GTA, que se comercializó entre 1989 y 1990. Su aspecto exterior era mucho más moderno gracias a la incorporación de varios detalles estéticos, mientras que la planta motriz era la misma que en la versión anterior. La última Fuego fue la más picante: la GTA Max, que se produjo entre 1989 y 1993. El motor era de 2.165 cm3 y erogaba 123 CV. La velocidad máxima era de 198 km/h.

Renault Fuego
La cupé Fuego es el modelo más ganador en la historia del TC 2000 con ocho títulos y 54 triunfos.

En total, entre 1982 y 1993, se comercializaron en el país 19.952 cupé Fuego. Y a más de tres décadas del inicio de su producción, se pueden ver algunas en la calle. Por eso no sorprende que exista el Club Renault Fuego Argentina, que tiene filiales en Buenos Aires, Rosario, la Costa Atlántica, San Luis, La Plata, Chacabuco y Córdoba.

Más allá de que el vehículo impactaba por su diseño y prestaciones, la gran vidriera fue el TC2000. Su llegada a la categoría ocurrió en 1985. Los primeros usuarios fueron Eduardo Usandizaga, Daniel Mustafá y Ernesto Bessone. Recién en 1986 el modelo fue utilizado por el equipo oficial Renault, que había cambiado su política y había dejado el Rally Argentino para meterse de lleno en la pista. La escudería era regenteada por Oreste Berta y tenía como piloto estrella a Juan María Traverso.

La Fuego, el Mago y el Flaco fueron una fórmula contundente. El de Ramallo ganó aquel título de 1986 y luego repitió en 1988, 1990, 1991, 1992 y 1993. En el medio también festejaron con el mítico producto francés Silvio Oltra (1987) y Miguel Ángel Guerra (1989). Además, consiguió 54 victorias y es el modelo más ganador en la historia de la categoría (no se cuenta al Honda Civic, que tiene 93 éxitos conseguidos con cinco versiones diferentes).

A la cupé le siguieron otros modelos de Renault, pero ninguno igualó sus éxitos deportivos. Es por eso que aún está en la memoria de los seguidores, como si estuviese marcada a fuego.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios