Motorwagen, el primer automóvil

El 29 de enero de 1886, Karl Benz solicitó la patente N° 37.435 al gobierno alemán para su vehículo de tres ruedas: el Motorwagen.

Chevrolet Tracker Lanzamiento

Así como el estadounidense Thomas Alba Edison está considerado como el padre de la electricidad -un mérito que en realidad comparte con el serbio Nikola Tesla-, el alemán Karl Benz debe ser reconocido como el padre del automóvil, ya que fue el primero en patentar un vehículo impulsado por un motor.

A los 39 años y después de probar suerte en una empresa que vendía materiales de construcción, Benz comenzó con el desarrollo de motores industriales.

En 1885, como parte de uno de sus tantos proyectos, le colocó a un triciclo un motorcito monocilíndrico de 958 cm3 de cilindrada, con menos de un caballo de potencia y refrigerado por agua. Lo probó sin mayores problemas por la ciudad de Mannheim y ahí comenzó la historia del automóvil.

22584

El 29 de enero de 1886, Benz solicitó la patente N° 37.435 al gobierno alemán para su vehículo de tres ruedas. El “Motorwagen”, como se lo llamó, es considerado como el primer vehículo automotor de combustión interna de la historia.

A diferencia de otros inventores de aquella época, Benz no solo instaló un motor de combustión interna en el chasis del vehículo, sino que logró que se movilizara. Eran un indicio de que los carros tirados por caballos iban a dejar de ser pronto el único medio de transporte.

La tecnología innovadora del Benz siguió los métodos de ingeniería clásicos: un pequeño motor de cuatro tiempos horizontal, de un solo cilindro, que funcionaba a nafta, con encendido electrónico, carburador y radiador refrigerado por agua, entre otras cosas. El vehículo en sí mismo era absolutamente original y a partir de su irrupción todos los que se produjeron desde entonces estuvieron basados en los principios de este modelo.

Tres vehículos fueron terminados antes de 1888. Y Bertha, la esposa de Karl, no tuvo mejor idea que “robarle” uno. Decía que el vehículo necesitaba promoción para conseguir el éxito comercial. Fue así que ideó un viaje a la casa de su mamá.

Una mañana subió a sus hijos, Eugen y Richard, y a su mayordomo en el vehículo. Había que recorrer 80 kilómetros desde Mannheim, el lugar donde residían, hasta la casa de su madre, en Pforzheim (Alemania). Volvió a su casa después de cinco días de ausencia.

Este viaje -el primero de la historia- le dio al vehículo tanta publicidad, que Benz logró vender una gran cantidad de autos como consecuencia de esto.

Ads
DFD Media 2018

Automundo

Automundo es el blog sobre noticias de la industria automotriz, el deporte motor y la cultura fierrera. Director: Diego Durruty.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios