Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Dakar

Nasser Al-Attiyah: Haz el bien sin mirar a quién

El qatarí, que gana el Dakar 2019, no es solo veloz, también lleva el espíritu solidario al extremo.

La dureza del Dakar provoca cierto espíritu solidario entre sus participantes que pocas veces se ve en otras competencias. Por eso en cada edición son innumerables los casos de pilotos que han auxiliado a otros que estaban en problemas. Aunque esa actitud es muy normal, no es habitual que la ayuda de un competidor se produzca antes de largar la carrera. El qatarí Nasser Al-Attiyah es el protagonista de algunos ejemplos sin precedentes y que, de algún modo, pintan de cuerpo entero a este hombre de 48 años miembro de la familia real de Qatar.

Nasser Al-Attiyah: Haz el bien sin mirar a quiénLa primera muestra de bondad de Al-Attiyah que asombró a la caravana dakariana no fue con otro participante, sino con un fanático. Ocurrió en 2011 cuando invitó al chileno Orlando Mamani a visitar su país. ¿El motivo? Una bandera de Qatar que el muchacho de 22 años ondeó en la mítica bajada de Iquique y que emocionó a Nasser, que por ese entonces corría para Volkswagen. “¿Sos de Qatar?”, interrogó el propio Al-Attiyah cuando se lo encontró al final de la quinta etapa. “No, soy chileno. Pero tu eres mi ídolo y te quería saludar de esta manera, por eso te hice esta bandera”, le respondió Orlando. Acto seguido, el piloto sacó una tarjeta y le dijo que lo llamara para arreglar un viaje a Qatar. “Y pensar que yo solo quería saludarlo…”, añadió el joven estudiante de psicología.

Varios meses después, mientras competía en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres, Nasser se encontró con el español Albert Llovera, a quien conocía del Campeonato Mundial de Rally y quien había asistido a la capital inglesa para ver participar a su hija Cristina. Ahí Albert, quien quedó parapléjico luego de un accidente de esquí en 1985, le comentó su intención de correr el Dakar de 2013 y de sus complicaciones monetarias. Nasser lo escuchó y se comprometió a darle una ayuda. Aunque el proyecto no prosperó, la revancha llegó en 2014. “Él me había dicho muchas veces que me admiraba y que, si podía, un día me ayudaría«, explicó el andorrano, quien corrió el Dakar con Qatar como patrocinador principal sobre un buggy especialmente adaptado (abandonó en la décima etapa cuando marchaba 58°).

Nasser Al-Attiyah: Haz el bien sin mirar a quién
Nasser Al-Attiyah (Toyota). Foto: Red Bull Content Pool.

Pero Llovera no fue el único que compitió más dura del mundo gracias a la ayuda del qatarí. En 2014 también estuvieron sus compatriotas Oriol y Gilbert Escalé, quienes con su ayuda lograron participar cuando uno de ellos se iba a aquedar con las ganas por problemas económicos. Los gemelos habían tirado la moneda y Gilbert no se vio favorecido por el sorteo, dejando la responsabilidad de cumplir el sueño que siempre habían anhelado a Oriol. Pero Nasser se enteró del caso a través de quien era su navegante, el español Lucas Cruz; y le dio su apoyo al hermano que había quedado marginado. “Lo que sucedió fue un milagro. Nasser es todo un caballero. Solo me pidió que luzca los colores de Qatar en la moto. Y hasta mi hermano lo hizo también en agradecimiento”, contó Gilbert, que al igual que Oriol desertó en el cuarto día.

En 2017 Al-Attiyah volvió a tenderle una mano a alguien que la necesitaba: el francés Philippe Croizon, que fue el primer piloto en la historia de la competencia en correr sin las cuatro extremidades. A modo de preparación para esta aventura, Croizon corrió previamente el Rally de Marruecos, pero al hacerlo se quedó sin presupuesto. Cuando se enteró de lo sucedido, Nasser no lo dudó un segundo y le dio al galo el dinero que necesitaba.

Nasser Al-Attiyah: Haz el bien sin mirar a quiénA estos gestos de camaradería de Nasser se le suma una donación de 100.000 dólares que le realizó a TECHO, una ONG que cuenta con el respaldo de los organizadores del Dakar y que está presente en Latinoamérica y El Caribe para resolver la situación de pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios.

Desde que el Dakar llegó a Sudamérica, Nasser Al-Attiyah se ha convertido en uno de los pilotos con más seguidores tanto por su manera intrépida de conducir, como por su carisma y simpatía. Claro, también por su generosidad. Esa que en una competencia como ésta a veces pasa desapercibida.

Tags

Diego Durruty

Periodista desde 1990. Trabajó en las revistas El Gráfico, CORSA, Coequipier y SóloTC. También en los sitios SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Radio en Rock & Pop y Vorterix.com. Coberturas especiales del Dakar para la agencia dpa. Columnista de Red Bull Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Adblock detectado

Por favor considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.