Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Fórmula 1

Brabham BT44: El F.1 más bello que manejó Reutemann

Las primeras alegrías de Carlos Reutemann en la Fórmula 1 llegaron junto a Brabham y con dos modelos, el BT44 y su evolución, el BT44B, usado para ganar en Nürburgring.

Aunque Carlos Alberto Reutemann corrió en la Fórmula 1 para equipos legendarios como Ferrari, Lotus y Williams, aún muchos recuerdan su paso por Brabham ya que resultó el más extenso y entrañable para los fanáticos. Es que con la escudería que el inglés Bernie Ecclestone le compró en 1971 al australiano Ron Tauranac -su fundador junto a su compatriota Jack Brabham- debutó en la especialidad y consiguió sus primeros grandes resultados.

Brabham BT44: El F.1 más bello que manejó ReutemannEn los cinco campeonatos en los que corrió para el team inglés, incluyendo el torneo de 1976 del que disputó 12 pruebas antes de pasar a la Scuderia, Lole utilizó seis modelos diferentes. Su estreno oficial, tras participar en competencias sin puntos por el Mundial, fue en 1972 con el BT34 (fue en el GP de Argentina con pole position incluida y el séptimo puesto final), un modelo que se había utilizado en 1971 y que estaba equipado con motor Ford Cosworth V8 de 3.000 cc.

En la cuarta fecha de aquel torneo, el GP de Bélgica, el santafesino se subió al BT37 con el que logró un cuarto puesto en Canadá. En 1973 lo volvió a utilizar en las tres primeras citas y luego condujo el BT42, el primer F-1 creado íntegramente por el proyectista sudafricano Gordon Murray y que le permitió al santafesino lograr sus dos primeros podios (tercero en Francia y Estados Unidos).

Con dos temporadas a cuestas, Reutemann ya había demostrado el talento suficiente para sacar chapa de candidato al triunfo en cada Gran Premio. Sin embargo, necesitaba un auto a la altura de las circunstancias. Y ese vehículo llegó en 1974 y fue el BT44, una actualización de Murray del coche del año anterior. El nuevo vehículo tenía un diseño sencillo y era aerodinámicamente limpio, lo que le permitía tener un aspecto elegante comparado con otros bólidos de la época.

Brabham BT44: El F.1 más bello que manejó ReutemannPese a su simplicidad tenía ciertos elementos aerodinámicos que no se habían visto antes como los faldones laterales. Con el BT44, finalmente, Lole debutó como ganador en el Mundial en el GP de Sudáfrica y volvió a subir al escalón más alto del podio en Austria y Estados Unidos para terminar sexto en la tabla de posiciones, mejorando el séptimo y el 16º puesto conseguido en los torneos anteriores. Esa campaña podría haber incluido un par de éxitos más, como el que se le escapó en la Argentina al desprenderse la toma dinámica cuando venía ganando.

Brabham decidió encarar el certamen de 1975 con una evolución del BT44 al que llamó BT44B. Todo el proyecto estuvo a cargo de Murray, obviamente, y se dibujó en unos quinientos planos. A grandes rasgos se le cambió la geometría de la suspensión trasera, se modificó el monocasco para darle mayor rigidez y al haberle agregado unas plantillas internas se lo hizo más seguro. El auto tuvo su bautismo en el GP de la Argentina y Reutemann lo llevó al tercer escalón del podio. Mientras que el primer triunfo llegó a la carrera siguiente, en el GP de Brasil, con el brasileño José Carlos Pace, que había desertado en el autódromo de Buenos Aires. La segunda victoria sucedió pasada la mitad del torneo, en el GP de Alemania, con el propio Lole, quien así consiguió su cuarto triunfo en la especialidad y el último sobre un Brabham.

Brabham BT44: El F.1 más bello que manejó Reutemann
Reutemann ganador en Nürburgring.

Mientras transcurría aquel torneo de 1975, Murray también se concentró en el vehículo para el año siguiente. El BT45 fue diseñado exclusivamente para tener un motor Alfa Romeo V12 de 3.000 cc ya que el equipo inglés consideraba que la etapa con el Cosworth se había agotado. Desde 1972 ellos mismos preparaban los motores y habían llegado a un tope de potencia de 430 caballos, mientras que el impulsor italiano prometía unos 500 burros. La planta motriz Alfa Romeo obligó a concebir un vehículo totalmente nuevo ya que pesaba 20 kilos más y era 30 centímetros más largo que el viejo Cosworth.

La nueva sociedad no rindió y eso se reflejó en los resultados del piloto argentino en 1976: nueve abandonos en 12 carreras (cinco por fallas en el motor), algo que llevó a Lole a aceptar inmediatamente la propuesta de Ferrari de ser el sustituto del austríaco Niki Lauda luego de aquel GP de Alemania en que su 312T2 se prendió fuego.

Así terminó la relación entre Carlos Reutemann y Brabham. No fue de la mejor manera, aunque aún hoy se la recuerda con nostalgia y cierto cariño.

Tags

Diego Durruty

Periodista desde 1990. Trabajó en las revistas El Gráfico, CORSA, Coequipier y SóloTC. También en los sitios SportsYa!, e-driver.com y kmcero.com. Radio en Rock & Pop y Vorterix.com. Coberturas especiales del Dakar para la agencia dpa. Columnista de Red Bull Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Adblock detectado

Por favor considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.